ESENCIALIDAD EN LA METRÓPOLIS

Un joven arquitecto de origen europeo ha realizado para el cliente, un afirmado abogado de la Gran Manzana, una intervención de restauración destinada a renovar un viejo apartamento para destinar a un nuevo bufete de abogados. El espacio original es alterado desde el primer momento para conseguir un loft de gusto elegante y esencial con materiales y tonos acordes con el estilo del cliente. La sala de reuniones principal se transforma en un ambiente esencial y transparente, reflejo de la metrópolis en la que se encuentra, adquiriendo volumen y luminosidad gracias al uso sabio de la pared de cristal continuo MIES de Adielle y de las puertas de la colección LIGHT.
Una intervención de medidas limitadas realizada en poco tiempo y prestando mucha atención a los detalles. Todo se ha realizado siguiendo el extremo minimalismo exigido por el cliente.